18-05-2017 09:23

General

Cannes 2017. De fantasmas, ausencias, drones y gaviotas

Primer día en Cannes 2017. Calor, sol y cierta tranquilidad. Parece que las hordas de curiosos que desbordan la ciudad esperan al fin de semana, aunque se encontrarán con un despliegue de seguridad alucinante. La jornada empieza con un siempre interesante encuentro con Philippe Lux, uno de los responsables de programación de la Quincena y también del magnífico L'Etrange Festival de París, profundo conocedor del género. Los vemos en BAC, distribuidora internacional que tiene la que dicen será la película de zombis del año, titulada The Third Wave, con Ellen Page, así como el último fascinante experimento visual de Hélène Cattet y Bruno Forzani. Durante el día, varias personas me hablan de las bondades de la adaptación de Xavier Gens de La pell freda, que me hacen ilusionar por la película. Aprecio mucho a Xavier, como persona y director, le deseo un éxito máximo. Por cierto, su más que apreciable The Crucifixion anuncia un retraso en su estreno, una decisión que espero no perjudique la explotación de la película.

Descubro que Gerardo Herrero es ya más que una promesa, como demuestra su primer largometraje Maus, una fantasmagoría sobre el terror real de las guerras. Y me sorprende un thriller indie americano, Sweet Virginia, producido, cómo no, por XYZ. Después de más reuniones y la asamblea de la Federación Europea de Festivales de Cine Fantástico, llega el turno de la película inaugural, Ismael's Ghosts, en el pase de repetición de casi la medianoche. A Desplechin la ha salido una película extraña, de textura fantasmática, sobre la ausencia. Ecos en sus mejores momentos de aquella maravilla de Kurosawa titulada Journey to the Shore, la película tiene un aire onírico, de metacine, que me gusta, con un Amalric desatado y unas excelentes Gainsbourg y Cotillard. No sé si es la
mejor opción para inaugurar un festival como Cannes pero hay algo en la película que la hace atractiva.

Un día de luces, pocas sombras. Me quedo con la imagen de esa gaviota que en el cielo de Cannes ha iniciado una batalla contra un dron, invitando a sus compañeras de vuelo a la lucha. El futuro está aquí y tiene sus instantáneas.
  • SECCIÓN

    PATROCINADA

    POR:

Últimas noticias