19-05-2017 09:03

General

Cannes 2017. Miike inmortal

Ayer acababa la jornada con una animada charla con Albert Serra sobre Jodorowsky (en especial sobre su maldita The Rainbow Thief), Arrabal, Vincent Gallo y Abel Ferrara. Algo premonitorio, pues  hoy me he encontrado con el director de The Addiction, al que he podido saludar y felicitar por su paternidad, que desconocía y que me adelantó ayer Serra. Me alegro de ver a Abel tan recuperado e ilusionado pues es un buen tipo, especial pero entrañable. Quizá lo veamos por Sitges de nuevo algún día.

En una reunión con Films Distribution me doy cuenta del buen gusto que tienen para comprar terror, como demuestra la australiana Killing Ground, un survival que recuerda al mejor cine aussie de los 70. En una parada en FNAC veo que han editado aquí la apasionante Salt and Fire de Herzog, y es que aquí lo editan todo, aunque el FNAC de Cannes es pequeño pero suficiente para descubrir la edición de un director's cut de En nombre de Caín de De Palma o un bluray espléndido de la magistral La venganza de Ulzaba, de Aldrich.

Me hablan de lo bien que ha quedado Muse de Balagueró y de lo fascinante que es Errementary, una producción de terror vasca apadrinada por Álex de la Iglesia. También me cuentan que David Bruckner, uno de los talentos detrás de VHS y Southbound, ha acabado su primer largo en solitario titulado The Ritual, y que es muy bueno. Seguro mejor que Hostile, una monster movie que prometía pero no convence, una pena.

El día acaba con Blade of the Immortal de Miike, en Sección Oficial, un chambara fantástico y brutal basado en el famoso manga, que es posiblemente el mejor Miike en años,  con planos magistrales, textura de horror estilizado y personajes fascinantes. Este hombre es inmortal. No para de sorprendernos y lleva así veinte años.

  • SECCIÓN

    PATROCINADA

    POR:

Últimas noticias