Jalmari Helander

La enérgica y bélica ‘Sisu’, de Jalmari Helander, se alza como mejor película en Sitges 2022

Lectura de 4 min.

Comparte

Masaaki Yuasa recibe el último premio Máquina del Tiempo del año por su enorme influencia en el cine de animación contemporáneo

La pantalla de Sitges 2022 está a punto de apagarse, pero antes de decir adiós definitivamente, el Festival ha desvelado a los ganadores de la edición. Jalmari Helander, que ya se alzó con tres premios en el año 2010 con Rare Exports: Un cuento gamberro de Navidad, ha vuelto a conquistar Sitges alzándose con otros tres galardones, entre ellos el de mejor película. Con ello, Helander ha pasado a la historia del certamen, ya que se trata del primer director en ganar el máximo galardón en dos ocasiones. Todo un récord para una edición de récord. La directora de la Fundación, Mònica García i Massagué, ha anunciado que la 55ª edición ha atraído a más público que nunca, con un 10.3% más en la cifra de asistentes y un 6.3% más de recaudación que en el año 2019. Además, Sitges ha recibido la visita de 610 invitados, una cifra insólita hasta la fecha.

Además de Sisu, la otra gran triunfadora de la edición ha sido Pearl, por la cual han resultado ganadores sus dos coguionistas: Ti West, por su trabajo en la dirección y Mia Goth, por su deslumbrante interpretación. A colación de la precuela de X, el distribuidor Christophe Mercier, miembro del jurado oficial, ha destacado en rueda de prensa la increíble simbiosis que existe entre actriz y cineasta. Junto con Mercier, los otros cuatro miembros del jurado, Mariana Enríquez, Heidi Honeycutt, Susanne Wuest y William Lustig, han aprovechado la comparecencia ante los medios para recalcar la necesidad de celebrar el arte de contar historias, así como para reivindicar que el criterio de evaluación de una película se mide por lo que uno siente durante su recorrido, y no solo en relación a aspectos técnicos.

A Sisu y Pearl, se suman a la lista de premiados Project Wolf Hunting, que se ha alzado con el Premio Especial del jurado; Quentin Dupieux, que se ha llevado el premio a mejor guion ex–aequo por las dos películas que ha traído a esta edición (Fumar provoca tos e Increíble pero cierto), y Tereza Nvotová, que ha conseguido una mención especial por “su gran ojo a la hora de representar con elegancia los días modernos de la caza de brujas”.

Pero los premios del palmarés no ha sido el único reconocimiento que se ha otorgado en la última jornada. El maestro del anime japonés Masaaki Yuasa ha recibido el último de los cinco premios Máquina del Tiempo que el Festival ha entregado esta edición por la desbordante creatividad que ha demostrado a lo largo de sus veinte años de carrera. El cineasta nipón, que ha visitado el municipio para presentar Inu-oh, su última película, ha protagonizado la última rueda de prensa de esta edición, en la que ha explicado el porqué de la extraña fusión entre el rock y los compases clásicos del Noh, forma clásica del teatro japonés: “El Noh, tal y como se entiende en la actualidad es muy lento y cuesta entenderlo, pero hay algún registro en el que hace seiscientos años era más agresivo y los tempos eran más rápidos.  Yo he cogido esa referencia y he intentado mezclarla con esos tempos. Además, cogí instrumentos del rock porque solo con los del Noh no podía expresar lo que quería”.

Por otro lado, a primera hora de la mañana, Rodrigo Sorogoyen y su equipo han comparecido en rueda de prensa tras haber emocionado al Auditori en el día de ayer con su As bestas. En ella, Isabel Peña, la coguionista, ha reflexionado la evolución de los personajes a lo largo de los cinco años que el guion estuvo aparcado: “Cuando eres más ingenuo tiendes a una oscuridad más arbitraria, y van pasando los años y te das cuenta de que hay cosas más interesantes que contar. Entonces, suelen quedar en un terreno más templado, más humanos y menos caricaturizados”.

Todos los galardones mencionados han sido otorgados en la gala de clausura del Festival, en la que se ha podido ver Hasta los huesos: Bones and all, la última película de Luca Guadagnino, una historia de amor caníbal entre dos jóvenes que viven al margen de la sociedad. Además, por la noche, tendrá lugar el pase de las tres películas sorpresa de esta edición: en primer lugar, se ha proyectado Bodies Bodies Bodies de Halina Reijn, en una sesión individual y, después, el público disfrutará de un programa doble formado por Barbarian, de Zach Cregger, y Monstrous, de Chris Sivertson.

La agenda de industria, por su parte, también ha contado con la presencia de Masaaki Yuasa, que ha protagonizado un encuentro con sus fans, en el que ha hablado sobre su proceso creativo y de su criterio a la hora de elegir las historias que adapta. Además, se ha celebrado otra sesión del Sitges Green Film Lab, cuyo pistoletazo de salida tuvo lugar ayer y cuya última sesión formará parte de la agenda de mañana.

Las actividades paralelas también han celebrado hoy su propia jornada de clausura. En el Mercat Vell, el Taller Citoplasma Animació Stopmotion han entretenido a los más pequeños animando plastilina frame a frame mediante técnicas de sustitución y morph. Además, hoy han pasado por la Carpa Fnac numerosos escritores en un gran colofón final. Por la mañana, Manolo Dos y Vicky Hidalgo han presentado la última novela de la editorial Minotauro, Temores crecientes; a media tarde, ha sido el turno de Javier Moragón y Octavio López Sanjuán, que han presentado Bienvenidos a noche de miedo el libro oficial de la saga autorizada por Tom Holland, y al atardecer, la carpa se ha clausurado con Julio Ángel Olivares Merino y su última novela, La cacería.

Comparte

Contenido anterior

Palmarés de la 55ª edición

Contenido siguiente

Semana de Sitges en Buenos Aires