Fotografia d'Ana Lily Amirpour
Entrevista

Ana Lily Amirpour

“La música es realmente una de mis principales herramientas para pensar”
Lectura de 11 min.

Comparte

Entrevista con Ana Lily Amirpour

 

Directora de cine, guionista, productora e incluso actriz. Desde muy pequeña, Ana Lily Amirpour ha sabido asumir todos los roles de la producción cinematográfica, dejando ir su imaginación para conducirnos a través de historias fantásticas. Con tres largometrajes realizados, Lily es considerada uno de los talentos más sorprendentes y cautivadores del cine fantástico actual.

 

El nacimiento de una directora

Cuando llegamos a Estados Unidos yo era muy joven... tenía cinco o seis años. Vi el making of de Thriller, un breve documental donde se veía a John Landis y a Michael Jackson preparando el video musical. Me obsesioné con eso. Lo vi una y otra vez estudiándolo... repetidamente... Me encantó ver el proceso de creación de la máscara de látex de Michael para la transformación del hombre lobo. Era como ver un truco de magia. Y recuerdo cómo estaban coreografiando el largo plano secuencia donde la cámara sigue a Michael mientras baila y camina junto a la chica... todos estos detalles forman parte de mi primera educación cinematográfica... y otro detalle importante que recuerdo es que John Landis se lo pasaba genial en ese video. Se le veía exultante en todo momento mientras realizaba aquel trabajo. Y yo también siento esa energía cuando estoy en el set de rodaje. Me hace feliz estar creando en un plató de cine.

Es interesante reflexionar sobre cómo empiezas a hacer cine. Ver películas es una parte esencial en la vida de todos, pero ver este video realmente me abrió los ojos hacia ese otro lado de cómo se hace una película y me di cuenta de que yo también podría hacer este tipo de magia. Podría montar un espectáculo elaborado. Así que siendo todavía una niña hice mis pinitos montando obras de teatro y hacía de todo: diseñaba el vestuario, el maquillaje y los efectos especiales, creaba los decorados y luego actuaba y animaba a mi familia para que también actuaran. Y luego, cuando cumplí los 12 años, mi papá me compró una cámara de super ocho. Ese fue mi inicio con la ficción y la publicidad.

Así que me parece que mi primera experiencia con la formación cinematográfica surgió de ver el making of de Thriller; y es que cuando eres capaz de ver detrás de todos esos trucajes, quieres crear los tuyos propios.

Amor por la Fantasía

Cuando pienso en las películas que me gustan, siempre vuelvo a mis recuerdos de infancia y a aquellas primeras películas que amé cuando era niña y que aún sigo amando como adulta. Una de ellas es La historia interminable. Por lo general, siempre me atraía la fantasía, una especie de cuento de hadas o una fantasía de aventuras. Regreso al futuro fue otra gran influencia. Y cuando pienso en el alma de estas películas hoy, me doy cuenta de que ambas películas tratan sobre un personaje que se hace cargo de su propio destino; en realidad tratan sobre la libertad, que es un tema central en todo mi trabajo actual. Estas películas trataban de crear tu propio futuro y tener el control de lo que es posible aprovechando el poder de tu imaginación.

El primer rodaje

Hice mis primeras películas cuando tenía apenas 12 años y hacía de todo… Imitaba anuncios de televisión y rodaba cortometrajes de terror. No recuerdo haber pensado para nada en el resultado o en el público o en si aquello era 'bueno' o 'malo'. Me encontraba en un estado puro de creación. Eso es lo hermoso de cuando tienes 12 años, simplemente decides que vas a hacer algo, tienes la necesidad y simple y llanamente lo haces. Sin dudas ni miedos. Este es el estado óptimo para crear. Y es algo que siempre espero sentir, esa mente libre de ataduras y la energía pura de un niño.

Años después, tras acabar la escuela de arte, donde estudié pintura y escultura, comencé a hacer cortometrajes de nuevo. Después me mudé a Los Ángeles para estudiar escritura de guiones en una escuela de cine. Y sí, recuerdo el primer cortometraje que hice de forma legítima, con equipo y todo… y era un equipo muy pequeño. Pero, aun así, recuerdo justo los instantes previos antes del primer plano. Recuerdo estar de pie allí, con tanta gente en el set y realmente no saber en qué trabajaban exactamente cada uno de ellos. Como he dicho, estaba acostumbrada a hacer un poco de todo: vestuario, escenografía, ¡incluso actuaba en mis películas! Y me sorprendí a mí misma pensando: ¿quiénes son todas estas personas? ¿cuál es su función? En la escuela de cine había estudiado guion, no dirección. Así que no había aprendido qué departamentos integraban un equipo de rodaje, cosa que aprendí sobre la marcha. Realmente no tenía ni idea de qué era el asistente de cámara o el segundo asistente de cámara... Y me asombraba aquella comunión tan organizada de tantas personas pensando al mismo tiempo. Era algo fantástico e incluso hoy en día, cuando estoy en el set de rodaje y me siento rodeada de tanta gente, sigo pensando que es algo maravilloso.

A girl walks alone…

Mi primera película, A Girls Walks Home Alone at Night, surgió de una idea muy concreta y un personaje; era un proyecto muy definido y no me cuestionaba ni un solo detalle. Estaba al 100% segura de cada parte de la historia. Sabía todo lo que quería hacer y cómo quería hacerlo; y el proceso de creación siguió ese impulso específico y extremo. Se trata de una película en blanco y negro. Es una historia iraní. Los actores, la música, todo estaba claro para mí. Creo que es por eso por lo que de alguna manera fue fácil hacer esta película... a pesar de que era bastante poco convencional en cada detalle, se notaba que era un proyecto muy particular. Y la gente que lo tiene claro, lo consigue. Es por eso por lo que las personas que dijeron sí al proyecto se sintieron muy inspiradas y completamente a favor.

'The Bad Patch'

Mi segundo largometraje no tenía nada que ver con el anterior. Es como si tuvieras un novio,  y el siguiente no tiene por qué ser lo opuesto al primero, sino que es solo una persona distinta de la que te has enamorado. The Bad Patch es para mí una observación muy profunda del sueño americano. Expuse a la sociedad estadounidense moderna como una metáfora, como una alegoría donde exhibir la cultura actual de la gente, que está implosionando en muchos sentidos. Mi idea era explorar la decadencia del sueño americano.

La violencia, la separación de la democracia en la sociedad y la cultura modernas… fue muy claro para mí. Y también la oportunidad de elegir lo que quieres ser. Como persona que vino a los Estados Unidos como inmigrante, aprendí a ser estadounidense. En lugar de empezar aquí, entendí Estados Unidos mucho más como un lugar para forasteros. Y me di cuenta de la sensación de que siempre estamos buscando a dónde pertenecemos. Por eso entiendo muy bien la lucha y la competencia por encontrar el camino a seguir, o al menos dirigirse a cualquier dirección. Todo esto está en la historia de Estados Unidos, la belleza de la idea es que puedes elegir ser lo que quieras... aunque eso también puede llegar a ser fuente de problemas y tensiones, cuando diferentes opciones chocan de manera violenta.

La cuestión que expone la película para mí es: si eres un producto de este sistema, ¿puedes cambiar tu lógica y puedes cambiar tu deseo de encontrar algo diferente en este sistema? ¿o simplemente debes adaptarte y crear una versión igual a los demás? Y sí, esta es una pregunta complicada que no tiene una respuesta. Es por ello por lo que también The Bad Patch es una película complicada.

Y después llegó 'Mona Lisa'

Sí, Mona Lisa… y puedo ver eso en todas mis películas, detecto la idea de libertad. Observo a mis personajes, que viven en un mundo sistematizado que a menudo les impide sentirse libres. Y para encontrarte a ti mismo y avanzar o moverte en una dirección diferente para cambiar tu realidad, para cambiar lo que puede ser tu futuro, debes romper con el pasado, rebelarte contra el sistema y encontrar una salida.

Lo que pasa con la libertad es que es un proceso constante, debes deconstruir y reconstruir lo que crees que es la libertad. Para entender la libertad hay que definir la libertad. Y esa definición cambia constantemente cada día que pasa. Si pienso en todas mis películas, puedo ver personajes que desafían la categorización. Se reinventan a sí mismos y mantienen el control de su propia identidad de alguna manera. Constantemente reinventan su identidad y cambian su situación. Para mí esto es la máxima libertad: buscar y mantenerse en esta búsqueda incesante de la libertad es también una forma de libertad.

Los personajes de mis películas, físicamente, no son lo que esperas. Si los juzgas en base a la superficie, puedes equivocarte muchísimo. Y en Mona Lisa vemos cómo el personaje cambia su apariencia y eso le permite moverse de diferentes maneras. Esto es especialmente importante para una mujer, ya que estamos muy definidas por nuestra capa exterior, la capa superficial. Pero para ella, que cambia constantemente de forma, es emocionante contemplar que es lo que quiere ser.

La chispa de la creación

Por lo general, siempre empiezo con un personaje o la imagen de un personaje. En mi primera película fue la vampira. La chica llevaba chador y usaba monopatín. Yo tenía uno y al subirme en él me vino ese pensamiento instantáneo: es una vampira iraní.

En The Bad Batch, tuve un problema y atravesaba un momento muy difícil en mi vida y apareció aquella imagen en mi mente: una joven a la que le faltaba un brazo y una pierna y se desangraba en mitad del desierto... pero sobreviviría. Y la historia fue creciendo alrededor de esa imagen. Y luego, con Mona Lisa me vino a la mente el inicio de la película: veía a una niña atrapada en una caja, apartada del mundo. Nadie entendía quién era ella. La gente le tenía miedo porque era diferente. Y en esta película, realmente quería creer que, entre todo el caos de la realidad moderna, puede haber hermosas conexiones y amistades entre las personas. La verdadera amistad que te hace sentir ser visto. Para mí, la amistad es como un unicornio; una cosa rara y hermosa que debe atesorarse. Así pues, en Mona Lisa buscaba la alegría en el caos de la humanidad. Realmente me hizo feliz hacer esa película tras haber transitado por los aspectos más oscuros de la humanidad en The Bad Batch. Fueron dos películas con efectos muy opuestos para mí.

Escogiendo la banda sonora

La música aparece desde el principio de cada proyecto. En cuanto concibo la primera imagen empiezo a escuchar canciones. Y escucho buscando los sentimientos para un estado de ánimo concreto o como forma de acompañar a una historia o a uno de los personajes. Por lo general confecciono una lista de reproducción y también recurro a la música durante el proceso de escritura. Buena parte de los temas que me acompañan me sirven como una herramienta de exploración y algunos de ellos acaban en las películas.

Para mí, la música es realmente una de mis principales herramientas para pensar. Hacer una película es como abrir una puerta a una dimensión donde existe ese mundo y la música hace que este sea cada vez más grande. Después recopilo todos los temas y cuando el guion está más completo, regreso a ellos y ciertas canciones acaban siendo claramente parte de la historia o parte de un momento determinado. Y aparecen reflejados en el guion. De hecho, mis guiones siempre se acompañan de listas de reproducción, y para "leerlos" en toda su dimensión hay que escuchar esa música que los acompaña.

Cada película demanda un sonido diferente. En cierto modo, la música es el alma de una película: en A Girl Walks Home Alone at Night había mucho indie rock iraní moderno y algunas canciones clásicas del pop iraní antiguo; además de la hermosa música de Federale como columna vertebral, e incluso algo de techno alemán. En The Bad Patch el paisaje sonoro era más psicodélico como si fuera música de Darkside, ideal para sentir lo que se sentiría en el desierto. Y Mona Lisa trataba sobre la vida, plena y llena de energía, por lo que recurrí a un sonido de sintetizador electrónico, como en la música de las películas de fantasía de los años 80 y 90; con mucha energía. Cada película me permite descubrir toda esta nueva música y como tiendo a ir hacia artistas que no son muy conocidos y quizás nadie los conozca, eso es emocionante, porque puedo compartir su música con un público más amplio.

Dirigiendo TV

Lo primero que hice para televisión fue una serie llamada Legion, que es una serie con superhéroes muy psicodélica y experimental. Fue un rodaje muy atrevido, con tomas técnicas alocadas y movimientos salvajes de cámara, lentes amplias, decorados y todo en general. Fue una divertida iniciación en la realización para el formato televisivo. Y me siento afortunada de haber entrado en el mundo de la televisión con algo así. Por lo general busco shows que sean atrevidos y destaquen por algún aspecto que me emocione. Como cineasta, realmente quiero jugar con esas herramientas, divertirme y hacer algo distinto. De este modo es más creativo. Aunque sea un programa de televisión que ya existe y no puedas tomar decisiones principales como configurar la lente o la iluminación, también es algo que alivia mucho la presión del rodaje: simplemente entras y juegas con esas herramientas en un lienzo creativo. Realmente aprendes sobre las cosas que son posibles y lo que puedes llegar a hacer y como directora les ayudas a contar su historia. Me encanta la televisión. Me gusta liberarme de la presión (no es tu guion). Simplemente entras allí como un aliado para ayudarles a hacer un buen episodio y divertirte aprendiendo algunos trucos nuevos.

Trabajando en el Gabinete de Guillermo del Toro

Ha sido una de las experiencias creativas más apasionantes que he tenido hasta ahora. Guillermo es un productor muy solidario e inspirador. Además, me ofreció la opción de abordar el proyecto como si fuera una película y darle la forma que quisiera. Es por ello que, para mí, este episodio lo siento como si fuera mi cuarta película. Y es que la antología ha sido trabajada de forma individual en cada episodio, con historias independientes. No están relacionadas. No mantienen el mismo look: diferentes directores, diferentes escritores. En resumen, la experiencia ha sido la misma que realizar una película.

Mi episodio se llama The Outside y está protagonizado por un elenco maravilloso, Kate Miccuci, Martin Starr y Dan Stevens. Es una historia muy sorprendente y estoy expectante. Debería salir a finales de 2022.

Comparte